Archivos Mensuales: mayo 2014

Catalpa Malbec 2012: Entre cálido y frío

Con mi grupo de amigos a  quienes nos gusta el vino funcionamos como una suerte de comando: apenas nos enteramos que en algún supermercado hay favoritos a buen precio, nos damos aviso rápidamente y somos capaces de  cruzarnos la ciudad entera en media hora para volver con cajas y cajas, orgullosos y con la intención de «hacernos un stock» que, en realidad,  termina durando a lo sumo 10 días.

En una de estas visitas-operación el lugar indicado era un supermercado chino de Saavedra. Apenas entré me sentí en una suerte de Disneylandia del segmento 50-100 pesos: Alambrado, Ruca Malen, Altavista, Clos de los 7, Puntas de Flechas.  Y El Catalpa, que desde la góndola y con una etiqueta distinta nos pedía a gritos que lo lleváramos. Y por 75 pesos. Cómo no!

El Catalpa Malbec es de bodegas Atamisque, en Tupungato.  Un malbec 100% , que pasa 12 meses en barricas de roble francés de segundo uso, 6 meses en botella y con un potencial de guarda de aproximadamente 8 años.  Genial para mimar a los amigos en un asado o acompañar las calóricas y reconfortantes comidas de invierno.

malbec-catalpa-bodega-atamisque-2010-750ml-10040-p3035_halo

Primera nariz: Cerrado, sólido.  Lo único que sentí fue frío seco mentolado y madera, bloqueando los otros aromas.  No me gustó. Muy hostil, distante y rudo.

Nota de la autora: Manejar la ansiedad y descorchar mínimo media hora antes la próxima vez. 

Nota de los lectores: 50%  pasa por barrica de roble y  50%  por tanque de acero. Y por eso es tan duro. 

Segunda nariz: Me pasó lo que pasa cuando le das una segunda oportunidad a alguien y te termina fascinando: con un poco de aire en la copa el vino baja su barrera inicial y se deja sentir dulce, dulcísimo (a los que son mis amigos y me conocen no se horroricen, sólo estoy hablando de vino) y floral (violetas!). Se siente además un fuerte aroma  a ciruelas pasas, a pimienta y clavo de olor.

En boca es aterciopelado, suave y elegante al principio. A ésto le sigue la percepción de taninos claros e insistentes que protagonizan el glorioso final, largo y lineal .

Por esta mezcla de frío y dulzura,  de aridez y refinamiento, de folklórico y moderno, si tuviera que ser una persona diría  Lisandro Arisitmuño. En esta canción:

Etiquetado
A %d blogueros les gusta esto: