Archivo del Autor: bgoyanarte

Manos Negras Quimay 2012: Donde esta el malbec? Acaestá!

Ufff. Pasaron muchas cosas desde mi último post. Empecé una especialidad nueva, me enamoré, me mudé, quedé embarazada, tuve un bebé. Los dos últimos hitos hicieron que (forzosamente) me tuviera que distanciar un poco del vino, pero ahora que Vito cumplió 6 meses y empezó la alimentación complementaria, estoy lista para volver.

Este vino fue regalo de alguien que no nos acordamos bien quién era pero que le agradecemos con todo nuestro ser.

Situación: estás en el medio de una semana terrible que viene de otras semanas terribles, porque el bebé no duerme hace como un mes. Arrastrás cansancio desde que te despertás, el día a día es agotador, la jornada laboral te agobia  y lo único que le pedís a la noche es que esta vez si el bebé sí se duerma.

Y, como la magia existe, el bebé se duerme. Se duerme y deja que vos te puedas relajar un poco y que tu novio cocine con tiempo, calma y con su maravillosa exactitud. Y abrís la cava y pensas qué tomar en este momento que si bien te agarra en pijamas y ropa de entrecasa, es exclusivo porque hace mucho que no pasa. Como una cita romántica, pero un jueves, en buzo y en la cocina.

Y elegís un Manos, por varios motivos. Porque ya conocés al pinot de Manos Red Soil, que es un caballito de batalla (y que las ganas todas!). Porque estás haciendo carne y querés tomarte un Malbec. Porque tenés la necesidad de probar algo distnto y  viajar, transportarte en esa cinta de olores y sabores que solo el vino puede lograr.

14037828_10154030957359132_1874854683_o (1)

Entonces: Manos Negras Quimay 2012

Primera Nariz: confunde!  Es muy frutado, tiene cassis, ciruela bien madura. Es cálida, no fría/mentolada como otros malbecs.

Segunda Nariz: Espléndida. Generosa y amplia. Más fruta y acá la cosa se pone interesante: regaliz, vainilla, castaña quemada, hinojo (por ahi estoy flasheando cualquiera por no dormir), azucar negro.

En boca es una fuckin´maravilla del diseño. Vieron que los malbec tienen esa cosa de, apenas probarlos, invadirte toda la boca para recordarte que son un malbec? Bueno, éste no. Este empieza como una caricia a la lengua, desde la punta hasta la base, suave, aterciopelado, sedoso…..y después de unos segundos recién empieza a hacerse presente la astringencia y la personalidad del malbec, constituyendo un final laaaargo, que te maravilla al mismo tiempo que te preguntás  como el enólogo (Colo Sejanovich) fue capaz de lograr semejante efecto.

Personalidad: alguien de modos suaves y tranquilo, pero que transmite un mensaje claro, contundente e inequívoco. Como el escritor Mircea Cartarescu. Si no lo conocen se los recomiendo, tanto o más que este vino

mircea

 

 

 

 

Etiquetado

Orzada Carignan 2011: Encantadora Acidez

Me fui a Chile a festejar mi título de especialista y descubrí esta maravilla gracias a un camarero de BocaNariz (gran lugar en Lastarria, vayan) que  me lo recomendó tímidamente cuando le dije que me gustaba mucho el Cabernet pero no el Carmenere. Probé el Carignan de Vigno y el Orzada, pero voy a reseñar el último por dos razones: es el que más me gustó y cuando tomé el primero no estaba tan lúcida. Vamos entonces con el Orzada Carignan de viñas Odfjell 2011. orzada_organic_carignan_2011ok

El Carignan es una cepa chilena que define a la región del Maule, donde hay viñedos de 70 a 100 años. Es una zona de gran amplitud térmica, con temperaturas altas moduladas por los fríos vientos del Pacífico.  Y, como en nuestra Salta, todos sabemos lo bien que le hace el stress térmico a la vid. Se guarda en barricas por 12 meses: 21% del vino en roble frances, 10% en barricas de roble americano nuevas y 69% en barricas de 2 años de antigüedad.

Viñedos de 100 años + inteligencia y sensibilidad en cómo aplicás la madera = PERFECCION. Agárrense.

Primera Nariz: Tiene muchos aromas que tardan en soltarse. Se siente ahumado, laurel, madera y lo frutal representado por toques de cereza, pera y duraznos blancos. Pero cuesta. Qué lindas que son las cosas que cuestan.

La Segunda nariz: es mucho más generosa y estalla como una fiesta de aromas. Se aprecian más claramente todos los perfumes previos, agregándose el cassis a la fruta y dejos de vainilla, chocolate, tabaco y regaliz.

En boca se percibe ácido y jugoso. Lo jugoso es esperable, por su gran aroma a fruta; pero sorprende con una acidez deliciosa y casi adictiva, al principio y al final, que querés que dure por siempre. No sé si es por eso,  pero me pareció corto para lo que yo esperaba. Invita a tomar más. En el medio de la acidez -frutal-ciruela alegra tus sentidos de una manera casi infantil el sabor a vainilla, chocolate,  avellanas y, al final, un dejo de DULCE DE BATATA! Grandioso.

Ideal para sorprender a amigos amantes del vino, para regalar a mujeres (se me hace muy femenino), para cortar la rutina de una semana y viajar un poco con los sentidos.

Personalidad: cualquier persona ácida pero adorable de una forma poco común  y que todos quieren o terminarán queriendo podría identificar a este magnífico hallazgo. Dr. House, por ejemplo.

 

Y no tiene nada mas que el nombre que ver, pero les dejo un tema  que me gusta mil.

 

 

Etiquetado ,

Catalpa Malbec 2012: Entre cálido y frío

Con mi grupo de amigos a  quienes nos gusta el vino funcionamos como una suerte de comando: apenas nos enteramos que en algún supermercado hay favoritos a buen precio, nos damos aviso rápidamente y somos capaces de  cruzarnos la ciudad entera en media hora para volver con cajas y cajas, orgullosos y con la intención de «hacernos un stock» que, en realidad,  termina durando a lo sumo 10 días.

En una de estas visitas-operación el lugar indicado era un supermercado chino de Saavedra. Apenas entré me sentí en una suerte de Disneylandia del segmento 50-100 pesos: Alambrado, Ruca Malen, Altavista, Clos de los 7, Puntas de Flechas.  Y El Catalpa, que desde la góndola y con una etiqueta distinta nos pedía a gritos que lo lleváramos. Y por 75 pesos. Cómo no!

El Catalpa Malbec es de bodegas Atamisque, en Tupungato.  Un malbec 100% , que pasa 12 meses en barricas de roble francés de segundo uso, 6 meses en botella y con un potencial de guarda de aproximadamente 8 años.  Genial para mimar a los amigos en un asado o acompañar las calóricas y reconfortantes comidas de invierno.

malbec-catalpa-bodega-atamisque-2010-750ml-10040-p3035_halo

Primera nariz: Cerrado, sólido.  Lo único que sentí fue frío seco mentolado y madera, bloqueando los otros aromas.  No me gustó. Muy hostil, distante y rudo.

Nota de la autora: Manejar la ansiedad y descorchar mínimo media hora antes la próxima vez. 

Nota de los lectores: 50%  pasa por barrica de roble y  50%  por tanque de acero. Y por eso es tan duro. 

Segunda nariz: Me pasó lo que pasa cuando le das una segunda oportunidad a alguien y te termina fascinando: con un poco de aire en la copa el vino baja su barrera inicial y se deja sentir dulce, dulcísimo (a los que son mis amigos y me conocen no se horroricen, sólo estoy hablando de vino) y floral (violetas!). Se siente además un fuerte aroma  a ciruelas pasas, a pimienta y clavo de olor.

En boca es aterciopelado, suave y elegante al principio. A ésto le sigue la percepción de taninos claros e insistentes que protagonizan el glorioso final, largo y lineal .

Por esta mezcla de frío y dulzura,  de aridez y refinamiento, de folklórico y moderno, si tuviera que ser una persona diría  Lisandro Arisitmuño. En esta canción:

Etiquetado

Flechas de los Andes Gran Corte: Soy muy sensible a la belleza

Soy una fan de la belleza, en todas sus formas. Me gusta cuando está a simple vista y me gusta mas aún buscarla en algo que inicialmente pareciera no tenerla. Me encanta el desafío de encontrarle la cualidad que hace distinta a una persona que al principio me cae mal. Me divierte ir sacando las capas y ver como aparece el humor, la generosidad o un millón de anécdotas en alguien que es intolerante, callado o charlatán, respectivamente. El prejuicio nos ahorra mucho tiempo, es cierto, pero también hace que nos perdamos muchas cosas.

Con algunas etiquetas de vinos me pasa lo mismo: hay vinos que compré porque la etiqueta me pareció hermosa y fueron una gran decepción y otros que los probé porque me los recomendaron muchísimo, pero los cuales jamás hubiera elegido por voluntad propia. Como Altos Las Hormigas, por ejemplo, que tiene una etiqueta que parece hecha con Logo Writer y es uno de mis favoritos.

Pero bueno, uno es intrépido y a veces se arriesga y se lleva sorpresas maravillosas.  La etiqueta de Flecha de los Andes (y de su hermano menor, Puntas de Flechas) me parecen fatales, pero (como dice 2 minutos en su Obra «Cerveza») lo que más me gusta es lo de adentro.

puntas deflechasHoy les voy a contar sobre el Flechas de los Andes Gran Corte (el que tomé yo es 2007). La bodega que lo acuñó es Flecha de los Andes, en Valle de Uco, Mendoza. Es un blend de Malbec 65%, Syrah 30%, Cabernet Franc 5%  criado 17 meses en barricas de roble francés de primer uso.

Primera Nariz: Se destaca la profundidad y la concentración de los frutos negros,  la nitidez del tostado y la madera.

Segunda Nariz: Aparece esa sensacion de frío, de mentol en las narinas que hace distintivo al Malbec de Valle de Uco.  Se siente tambien algo de cassis, algo que parece tabaco. Está todo tan en intensidad y  armonía que me costó distinguir aromas en particular.  Se me ocurrió olerlo después de muuucho rato en la copa (no se cómo duró): aparecieron café, chocolate, té negro.
En boca es elegante, equilibrado en acidez, con taninos maduros, sólidos y persistentes, con un final medio (uno quisiera que sea más largo) que invita a tomar más.
Personalidad: es alguien apuesto, sofisticado, admirado, que sabe muy bien lo que hace. Josep Guardiola, por ejemplo.
guardiola

Nieto Senetiner Malbec: un buen chico

Son las 9:50 pm. Tenes un asado con tus amigos o invitaste a alguien a cenar y te das cuenta que no tenés vino. O que el que tenías no está bueno.  O que te tomaste el que tenías preparando una gran cena, que quedó divina pero ahora no tenés vino y todo se va a deslucir y evaluás entonces la posibilidad de tirarte por la ventana (le pasó a una amiga).

ImageNo pasa nada! Tu chino ameo cierra a las 10 de la noche, y en su góndola se esconden joyitas que te van a hacer quedar bien y son una carta segura. Una de ellas es el Nieto Senetiner Malbec.

Un vino ejemplar , un malbec de manual. ÉSTE ES EL MALBEC DE LUJAN DE CUYO, SEÑORES!!!. El que nos hace conocidos en el mundo, el que los españoles adoran y nosotros lo tenemos a la vuelta de casa y a la módica suma de  60 y pico pesos.

Ojo. Hay chinos y chinos, pero yo encontré este vino en la mayoría y sin el candado que le ponen a otros vinos mucho mas caros pero que no me gustan TANTO.

Yo les cuento del 2012 que es el que estoy tomando ahora.

Primera Nariz:  Mermelada de ciruelas, mentol.

Segunda Nariz: vainilla, madera, cassis, higo.

En boca se siente frutado, fresco, joven, invita a tomár más.  Al inicio se percibe en la primer parte del paladar, al que luego abarca por completo para caer después en los costados  de la lengua.  Me gusta el balance que tiene taninos y acidez, pero no me enloquece. Tiene un final corto.

Personalidad: Alguien confiable, de características simples y concisas, sensato, sin sorbesaltos, que cae bien pero que por algún retorcido motivo no puede ser tu elección para toda la vida.

Se me ocurre el personaje Aidan Shaw, de Sex and the City.

Image

Etiquetado ,

Vistalba corte B 2010: La Ceftriaxona de los vinos.

La Ceftriaxona es un antibiótico parenteral de amplio espectro, muy utilizado para tratar empíricamente infecciones en la medicina interna (un poco menos ahora que aparecieron las BLEE, pero igual la seguimos queriendo). Con Ceftriaxona se tratan las meningitis, las pielonefritis en las embarazadas, las sepsis de la comunidad a foco desconocido.  Es segura, confiable y, aunque no conozcamos el nombre del germen que queremos tratar, con Ceftriaxona vamos a tener éxito con una alta tasa de probabilidad.

vistalbanb

Bien, el Vistalba Corte B 2010, de Carlos Pulenta, tiene un poder similar. Es un vino de corte, hecho con 63% de Malbec, 22% de Cabernet y 15% de Bonarda. Tiene 12 meses de crianza en barricas de roble francés y es uno de mis favoritos. Sale alrededor de 140 pesos.

Es un vino que, de tener que describirlo en un solo término (además de «LO QUIERO») yo diría «armonía». Es un vino completo, equilibrado, irresistible y que le gusta a la mayoría. Es el vino que pediría en una primera cita (ésto me lo contaron), que le llevaría de regalo a la familia política o que tomaría con esa amiga que tanto querés  pero que no toma vino y a la que estás tratando de rescatar del infierno constituído por los frizzés y los daiquiris de fruta enlatada.

Vamos a lo nuestro:

Del color ya saben. Es muy bonito pero no sé si es rojo rubí, bordó o púrpura. Da igual.

Primera Nariz: Insisto, lo primero que se siente es ARMONIA. Todos los aromas de esta etapa, la ciruela,  los  frutos rojos y el clavo de olor aparecen en una composición intensa pero justa.

Segunda Nariz: Los frutos rojos siguen sintiéndose, aparecen la nuez, el chocolate y el mentol. Algunos le encontramos también algo ahumado y de caramelo.

vistalba

En boca es sublime. Es un vino inmenso, que se percibe a lo ancho de la lengua, que la inunda con todos sus sabores perfectamente amalgamados. Tiene un principio dulce, una acidez balanceada y taninos suaves pero persistentes. Es alquimia pura.

Personalidad: Para mi este vino es una mujer completa. Me encantaria decir «YO!», pero de equilibrada no tengo nada. Más bien es Marianela Nuñez en ésta variación:

http://www.youtube.com/watch?v=L8IBBdDAzAE

Etiquetado ,

Blue Moon

 

Una canción genial para tomar con una botella de Syrah, después de comer y charlar en pareja.  La convivencia es eso, no pelearse por quién hace los mandados.

 

Etiquetado

Finca Humanao. Malbec. 2009

Ayer pude probar esta maravilla. Es un vino hecho en Salta, una tierra con mucho sol de día y  frío de noche. Esa amplitud térmica es muy buena ya que durante la noche, la planta descansa y pueda cumplir funciones «anabólicas» o de síntesis. En ese período, como la planta no sufre stress se dedica a fijar aromas, colorantes o taninos.

Como nosotros cuando dormimos, que sintetizamos memoria, músculo y hormonas.

Image

 Bien, el  color del vino no me importa demasiado. Así que eso lo pasaré por alto. Además tengo discromatopsia.

 A la primera nariz sorprende muchísimo el olor a PIMIENTOS. Si. Es una locura. Todos los que lo probamos      sentimos el mismo olor.

 En la segunda aparecía pimienta, ciruela, cuero, chimichurri (¿?)

 El sabor es increíble:  es un vino honesto (lo que se siente en la boca coincide con lo que olemos). Es amplio,  gordo, de final persistente, jugoso, ácido.

 El precio está súper bien, entre 80 y 90 pesos. No creo que sea apto para los que estén empezando a tomar  vino, sí para sorprender a alguien que le guste el Malbec.

 Personalidad:  Un machazo irresistible con un toque de elegancia pero sin que lo sepa. Es Hugh Jackman en camisa leñadora (no en cuero).

hugeee

Etiquetado ,

Test de personalidad

A veces me resulta muy difícil ponerme de acuerdo con mis amigos con respecto a los aromas de un vino. Para mí es lógico: la memoria olfativa esta muy vinculda a la emocional. Yo, que pasé gran parte de mi infancia revolcada en las plantas de perejil o subida a los árboles de fruta en la casa de mi abuela, no voy a evocar lo mismo que una persona que vivió toda su vida en un departamento en Capital. Entonces, para ponernos de acuerdo y poder compartir el momento,  recurrimos a otras formas de descripción, que además son más divertidas.  Y me encanta comparar a los vinos con personas: este Bonarda es un gordito copado; aquel Malbec de Valle de Uco, el yerno que mi vieja adoraría y el Cabernet de Salta un machazo irresistible.

Hay vinos agresivos, generosos, amables, crípticos, suaves, con carácter, elegantes, rústicos.

A veces me parece una exageración, pero si está aceptado que las mascotas «se dan cuenta» de lo que le pasa a los dueños, entonces un vino puede ser «tímido».

En fin.

Etiquetado

Hola

Tercera Nariz es un intento de poner en palabras toda las sensaciones que me genera el vino: las sensoriales y las otras, como las que surgen cuando se comparte una botella en una primera cita, en una reunión de trabajo donde la gente apenas se conoce entre sí o un martes a la noche después de cenar. 

Es que el vino es, ante todo, un facilitador: profundiza las conversaciones, desinhibe al tímido, nos vuelve mas introspectivos y serenos o mejores bailarines o guionistas, según la oportunidad. 

Es, además, una buena excusa para viajar y conocer lugares nuevos. Y  junto con los vinos de esos lugares uno termina fascinándose también por sus tierras, pueblos y costumbres milenarias. 

El vino tiene esa cosa de placer inmediato que hasta los más estrictos *  podrían tildar de esnobismo. Pero cuando bebemos vino se ponen en marcha todos los receptores de nuestro sistema nervioso central y se abre el cajón de nuestra memoria sensorial, recordando todo lo que olimos o degustamos alguna vez y, por un minuto,  volviendo a los lugares donde todo eso pasó, lo cual me parece bastante intenso. 

Y hay una razón más, que creo que es mi favorita: El vino es un gran constructor de anécdotas.  Image

(Con mi amiga Lau en el circuito de la ruta del vino en Cafayate.)

 * Eh, estricto. Tomate un vino, ameo.

A %d blogueros les gusta esto: